¿Cómo funciona el “reloj diario” de tu piel?

 In Piel

El reloj biológico del cuerpo humano está compuesto por los ritmos circadianos, el sistema que regula las funciones fisiológicascada 24 horas, de acuerdo con los estados de sueño y vigilia que están asociados a la luz y a la oscuridad de los diferentes momentos del día. Durante la noche, el cuerpo entra en un periodo de letargo, disminuyendo la temperatura, la presión sanguínea y la secreción de hormonas y reduciendo la capacidad de respuesta, de concentración y movimiento. En el día, la mente está más activa y el cuerpo más dispuesto a realizar cualquier actividad.

La alteración de estos ciclos afecta de manera considerable no sólo el rendimiento de una persona en sus deberes diarios, sino también la manera en que el cuerpo y la piel se ven, ya que durante el sueño se produce la melatonina, hormona importante para el proceso antioxidante de la piel. Además, no tener un buen descanso en la noche, exponerse a grandes cantidades de luz hasta altas hora de la noche o modificar el horario natural puede, inclusive, afectar la salud mental y aumentar el riesgo de sufrir problemas emocionales y psicológicos.

“Es importante resaltar que aún en la etapa de la adultez los seres humanos seguimos fabricando la hormona del crecimiento y aunque no sea literalmente visible a los ojos, esta hormona es la encargada de regenerar los tejidos de la piel, proceso que se lleva acabo durante el tiempo de vigilia del cuerpo, lo que explica el por qué lucimos ‘envejecidos’ cuando no descansamos de una manera adecuada” señala Edwin Bendek, médico dermatólogo, especialista en antienvejecimiento y medicina regenerativa, y vicepresidente del capítulo Centro de la Asociación Colombiana de Dermatología y Cirugía Dermatológica – Asocolderma.

Así funciona el reloj celular de la piel durante el día:

En la mañana: Los rayos solares aumentan y las células encargadas de la protección de la piel se activan. En este momento se captan los pigmentos melanocitos que actúan como protector solar y se alistan para reparar cualquier tipo fallo en el proceso.

En la tarde: Al bajar la radiación las células se disponen a comenzar con su proceso de duplicación celular con el fin de reponer las que murieron en la mañana.

En la noche: Es el momento perfecto para darle un descanso a la piel, sobre todo a la del rostro, ya que ha recibido la mayor parte del trabajo durante el día recibiendo rayos UV y todo tipo de polución. En esta etapa, las nuevas células llegan al tejido cutáneo y se activan los mecanismos de defensa contra todos lo patógenos.

Aunque es un proceso completamente natural, podemos contribuir a él usando la crema nocturna regeneradora y el contorno de ojos de Kuida.

Recent Posts

Dejar un comentario