¿QUÉ SON CICLOS CIRCADIANOS?

 In Cara, Cuerpo, Piel

En los últimos años, la piel ha surgido como un modelo para estudiar la regulación del reloj circadiano de la proliferación celular, las funciones de las células madre, la regeneración tisular, el envejecimiento y la carcinogénesis. Morfológicamente, la piel es compleja, contiene múltiples tipos y estructuras celulares, y existe evidencia de un reloj circadiano funcional en la mayoría, si no en todos, de sus tipos de células. Los estudios ya han vinculado el reloj circadiano con el control del daño del ADN inducido por UVB y los cánceres de piel. Debido al importante papel que juega la piel en la defensa contra los microorganismos, también representa un sistema modelo prometedor para explorar más a fondo el papel del reloj en la regulación de las funciones inmunes del cuerpo.

La piel también proporciona oportunidades para interrogar la regulación del reloj del metabolismo tisular en el contexto de las células madre y la regeneración. Las especies de oxígeno reactivas excesivas y / o la desregulación del sistema antioxidante y los ritmos circadianos pueden causar errores críticos en el mantenimiento de la función de barrera y la salud de la piel, así como en la homeostasis general.

Desafortunadamente, el estilo de vida moderno parece contribuir a aumentar las alteraciones en el equilibrio redox y los ritmos circadianos, lo que plantea un problema crítico para el funcionamiento normal del sistema vivo. Curiosamente, se ha encontrado que varias vías de señalización y muchas moléculas bioactivas están involucradas e incluso son importantes en la regulación del estrés oxidativo y los ritmos circadianos, especialmente en la piel. Cada vez es más evidente que estos dos sistemas reguladores pueden, de hecho, estar interconectados en la regulación de la homeostasis.

Entre los ejemplos importantes de moléculas que conectan los dos sistemas se incluyen la serotonina, la melatonina, la vitamina D y la vitamina A. Por ejemplo, recientemente se ha sugerido que los daños cutáneos causados ​​por los rayos UV pueden repararse mejor en las horas de la mañana en animales diurnos y que la capacidad de reparación del ADN de las células es menor en las horas oscuras cuando la luz y los contaminantes tienen menos probabilidad de llegar al organismo. Desde este punto de vista, la rutina anti-envejecimiento tiene que estar de acuerdo con los ritmos circadianos del paciente. En términos generales, existe durante el día, una acción de defensa y reparación, y en la noche una acción reparadora.

Durante la mañana una buena humectación de la piel, seguida de los elementos (antioxidantes) para ayudar a una defensa en contra de los radicales libres mediadas por la luz solar, la polución y el estrés físico y metabólico. Y en la noche, se debe proveer a la piel de un sustrato suficiente para que los genes a nivel de los fibroblastos, en conjunto con la acción hormonal natural, provean nuevas fibras de colágeno y elastina.

Recent Posts

Dejar un comentario