TÉRMINOS CLAVE

 In Piel

Prevención del envejecimiento vs. Antiedad:

  • Envejecimiento: Es el conjunto de modificaciones multidimensionales, tanto  genéticas, moleculares, morfológicas, fisiológicas, culturales y sociales  que aparecen como consecuencia de la acción del tiempo sobre los seres vivos. Es de aclarar que existen numerosas definiciones, pero todas imprecisas. No obstante, desde el tipo de vista biológico, existen unas características comunes, determinadas por Strehler, Masoro y Finch, las cuales serìan: Reducción  fisiológica, instauración progresiva, cambios “intrínsecos”, universal para su especie, vulnerabilidad al reto ambiental, y donde el tiempo es una variable de tipo transversal (afecta de diferentes maneras a todas las anteriores).
  • Medicina anti-envejecimiento o medicina regenerativa: Especialidad médica que busca prevenir, retardar o revertir los procesos de envejecimiento a diferentes niveles orgánicos, celulares y moleculares, tomando al ser humano como un todo.

No hay que confundir con “rejuvenecimiento” (Parte de la medicina estética que busca, por medios externos o internos, tratar de corregir las secuelas del paso del tiempo) ni con “longevidad” (Larga vida. Extensión en años de la vida o la existencia). No obstante, la medicina regenerativa o anti-envejecimiento puede tener algunos puntos limítrofes con las dos anteriores. Es importante mencionar que la vejez no afecta por igual a todos los individuos y a veces la edad cronológica y la biológica no coinciden, de ahí la necesidad de estudios longitudinales con diversas poblaciones.

Antioxidante:

Un radical libre es aquella molécula química que tiene en su estructura uno o más electrones no apareados. Es altamente reactiva y clave para formar otros radicales libres en cadena, además por la vida media que es de microsegundos, ocurre una rápida propagación con moléculas aledañas y mayor daño potencial. De hecho un radical libre puede afectar 1 millón de moléculas durante la reacción en cadena. Los compuestos en cuestión forman parte de las llamados especies reactivas del oxígeno (ERO) o ROS (Reactive Oxigen Species). Los radicales libres se liberan durante el metabolismo humano, y también se producen por contaminantes ambientales, radiaciones no ionizantes como la luz ultravioleta, la luz visible y la radiación infrarroja, también por las radiaciones ionizantes como pueden ser los rayos X y la radiación gamma, e incluso pueden ser producidos por las ondas hertzianas.  Se pueden relacionar con el consumo o uso de tóxicos como el alcohol y el tabaco. También se asocia a una alimentación no adecuada, exposición a fertilizantes o pesticidas y al elevado estrés físico o psíquico. Las especies reactivas del oxígeno, entre otros, los radicales libres, pueden alterar la membrana interna o el ADN mitocondrial lo que conlleva más producción de ERO (ROS), en consecuencia más daño y aumento del estrés oxidativo, al producirse más oxidantes y perderse el equilibrio requerido por la célula. Durante el envejecimiento también disminuye la protección antioxidante y puede haber más ataque a las moléculas blanco. Sin embargo, algunas moléculas como carbohidratos, lípidos o proteínas pueden tener un efecto particular. Se define como antioxidante a aquella substancia que presente en bajas concentraciones comparada con los sustratos oxidables, retarda, previene o repara significativamente la oxidación de estos sustratos. Existen diversos sistemas enzimáticos y no enzimáticos en los seres vivos para contrarrestar los efectos de la oxidación, engtre ellos, los más poderosos son la catalasa, la glutatión peroxidasa y la supersoxidosimutasa (SOD). También se encuentran iones metálicos como la trasferrina y la ferritina. Son de suma importancia incorporar la ceruloplasmina y la albùmina en este grupo. No obstante existen algunso antioxidantes llamados secundarios, los cuales pueden actuar en medios liìdicos, como por ejemplo la vitamina E o en medio acuoso, como la vitamina C. La lista sería interminable, como por ejemplo picnogenoles, resveratroles, vitamina A (carotenoides), polifenoles de distintos tipos y un gran etcétera, incorporados muchos de ellos ya sea en la dieta o de forma tòpica.

Glicación:

Glicación es un proceso NO enzimático. Es una reacción entre azúcares reductores con proteínas, lípidos y ácidos nucleicos. Ocurre en todos los seres vivos. Aun cuando estos procesos pueden ser reversibles de forma natural en un principio, éstas moléculas sufren reacciones espontáneas intra e intermoleculares, deshidrataciones y condensaciones, para generar un conjunto heterogéneo de productos irreversibles. Estos productos se denominan AGEs. (Advanced Glycation End-products). En español se denominan PGA (Productos de Glicación Avanzada). En la piel in vivo, la formación de AGEs afecta los componentes de la matriz extracelular como fibronectina, laminina, colágeno y elastina. Estos componentes alterados pueden modificar las propiedades mecánicas y fisiológicas de la piel = Envejecimiento. Existe una correlación muy importante entre el envejecimiento cutáneo mediado por AGE’s y luz solar (de tipo UV, visible o infrarroja), donde se potencializan los efectos pro-radicales libres e inflamatorios de los AGE’s. Dentro de las estrategias para controlar los AGE’s existen, la fotoprotección, la correcta nutrición, el uso de diferentes tipos de antioxidantes (Vitamina E, C, D, Resveratrol, Pycnogenol, L-carnosina, SOD, Polifenoles, Ácido Alfa lipóico) y la incorporación de algunos medicamentos.

Retención de agua vs. Hidratación:

HUMECTANTE es un término genérico que se utiliza para abarcar una multitud de formulaciones que varían ampliamente en su capacidad para proporcionar efectos terapéuticamente deseables, tales como la reparación de barrera, pérdida transepidérmica de agua o la mejoría estética de la piel irritada. Los humectantes en el mercado OTC  pueden, como regla general, clasificarse en 4 grupos principales: emoliente dominante, humectante, oclusivo y terapéutico. Por lo tanto, no todos los humectantes son iguales y no todos están destinados a ser terapéuticos.  Los emolientes hidrófilos: se caracterizan por su acción hidratante. 2. Los lipofílicos: mantienen el agua unida al estrato córneo por la formación de una emulsión oleosa. Dependiendo del principio activo y de la concentración, un producto puede tener varias de las características anteriores.

Textura ligera (galénica) y rápida absorción.

Son dos conceptos que se pueden complementar. El término de “textura ligera” usualmente corresponde a la sensación del producto final por parte del cliente. En cambio “rápida absorción” ya es un término de farmacocinética. Este último depende de las características del producto, su principio o principios activos, y el vehículo.

Penetración profunda en la piel – ¿capas de la piel?

De forma muy básica y sucinta, la piel tiene tres capas principales, la más externa, se denomina la EPIDERMIS (compuesta principalmente por queratinocitos y melanocitos), la segunda capa denominada DERMIS (compuesta por los fibroblastos y sus productos, como por ejemplo colágeno y elastina). Esta capa para efectos prácticos se subdivide en dos, la dermis papilas o más externa y la dermis reticular o más profunda. Es de añadir que en esta capa existen numerosos vasos sanguíneos, glándulas, y células del sistema inmunológico. Por último esta la HIPODERMIS (o tejido celular subcutáneo) conformado principalmente de adipocitos (células grasas). La penetración de un producto depende tanto de su principio activo y su concentración (eventualmente también de su Ph) y por supuesto del vehículo que se use en la formulación.

 

Recent Posts